La serpiente que se muerde la cola

Los jovenes españoles parecen estar envueltos en una especie de Uróboros, es decir, en una vida con forma de serpiente que se muerde a sí misma la cola. No pueden trabajar porque carecen de experiencia, pero no pueden adquirir experiencia porque en ningún lado les dejan trabajar ni demostrar su talento. Y en esta espiral de destrucción se van los sueños de muchas generaciones.

El escenario en todo el país se vuelve muy complicado para los menores de treinta años, toda vez que la crisis se ha perpetuado en forma de precariedad laboral y de salarios bajos. Con un panorama en el que uno de cada dos jóvenes se encuentra en situación de desempleo –los datos son aún mas dramaticos en regiones como Andalucía, Extremadura o Murcia-, poder encontrar un medio de subsistencia que garantice un mínimo de vida de digna se ha convertido en algo del todo complicado.

Basta con darse de alta en webs que ofertan puestos de trabajo para darse cuenta de la extrema gravedad del asunto. Por ejemplo, en el portal Infojobs es posible contemplar cada día una radiografía mas o menos clarificadora de la situación; en muchas de las ofertas cotidianas de empleo que aparecen en la web, pasada apenas una hora desde su publicación, puede verse como mas de mil jóvenes se han inscrito con la ilusión de ser llamados a una simple entrevista de trabajo.

Y es que para ocupar el puesto de un trabajo para el que se requiere juventud y otras varias destrezas hay miles de jóvenes prestos. Tal vez este contexto haya pasado a ser idílico para las empresas, que pueden exigir mucho a quienes deciden finalmente contratar, ya que pueden jugar con la constante amenaza de que en la calle hay muchos potenciales trabajadores dispuestos a hacer burradas por ganar ese mismo salario.