Las carreras de letras

Podríamos decir que corren malos tiempos para la lírica, como decía aquella canción del grupo gallego Golpes Bajos que a su vez estaba inspirada en un texto del escritor aleman Bertolt Brecht. Tambien son malos tiempos para la juventud española, dejada de lado y olvidada en la presunta recuperación económica que parece haber llegado según los indicadores internacionales.

Y si juntamos letras, jóvenes y España, el cóctel puede resultar del todo explosivo. Y es que no podemos dejar pasar por alto la enorme falta de oportunidades que tienen los jóvenes que en nuestro país decidieron dedicarse a carreras o disciplinas como Filosofía, Periodismo, Filología Hispanica, Latín y Griego, Lenguas Muertas, Publicidad, Comunicación Audiovisual, Narrativa y Creatividad Audiovisual, etcetera. Las Bellas Artes, las materias relacionadas con la Música y el Lenguaje Musical o las Artes Escenicas tambien parecen estar en la lista negra de campos afectados por la crisis y por las políticas del eje Partido Socialista-Partido Popular.

En resumen, podríamos decir algo tan tragico –pero a la vez cierto- como que si Miguel de Cervantes hubiera nacido a finales de los ochenta o principios de los noventa de nuestro siglo, su talento hubiera sido arrinconado, perseguido y desperdiciado. Malos tiempos para el lirismo, para los jóvenes y para España. El mercado laboral ademas parece estar cada vez mas enfocado a una idiosincrasia automatica, mecanica y cuadriculada, donde el pensamiento, la libertad, la creatividad y el ingenio se transforman en conceptos sospechosos.

Las maquinas se encargan de hacer muchos trabajos que antes eran realizados por los humanos. Eso sí, el Sistema debera darse cuenta en algún momento futuro de que, en un país donde la mayoría absoluta de jóvenes son desempleados o trabajadores precarios y mal pagados, no habra población adulta que consuma todos los productos que se lanzan. Seran las consecuencias de haber dejado en la pobreza a los jóvenes del presente.