Las universidades españoles

Las universidades españoles siguen lanzando al mercado laboral cada año a miles y miles de jóvenes con una alta preparación. No obstante, el escenario es dramatico, ya que toda esa cuantiosa inversión que ha hecho el Estado español por formar a los estudiantes no habra servido de nada cuando el talento haya emigrado a Alemania, Francia, Inglaterra o cualquier otra tierra que sirva de exilio. Basta esperar a navidades para ver a los jóvenes españoles en los aeropuertos y para hacerse una idea de lo terrible que es estar alejados de las familias, de las parejas, de las raíces.

Muchos sueños infantiles estan quedando frustrados. Los jóvenes de las Facultades españoles que se matriculan en nuestros días lo hacen con la ilusión de quien quiere labrarse un futuro, pero tambien con la languidez y la desidia interior de quien sabe que tendra muy difícil ganarse la vida con su profesión. Aunque no deja de ser una evidencia que unas carreras tienen mas salidas que otras, tampoco deja de ser una obviedad que miles de jóvenes españoles ingenieros, medicos, enfermeros o arquitectos acaban trabajando fuera de nuestros país.

Resulta muy difícil para los chicos matriculados en cualquier carrera mantener la concentración y su total dedicación en estos días, ya que saben que este es un país sin futuro y que no le va a poner las cosas faciles. Estudiar duro, aplicarse, pasar horas y horas en la biblioteca durante meses, pasar noches sin dormir mientras se estudia, exprimirse al maximo, sufrir para alcanzar el objetivo, apuntarse a academias complementarias, esforzarse para cumplir con las exigencias complementarias del ingles y luchar con todas las ganas por obtener un Grado son cosas que pueden no haber servido para nada. Y esto es una enorme tragedia que, con toda seguridad, no estamos sabiendo valorar en su justa medida.