Trabaja en una ONG

Esos jóvenes que no han tenido ni milagro ni enchufe en España pueden llegar a hacer verdaderos esfuerzos por intentar salir de su situación de desempleo. Si el exilio se descarta y el hecho de seguir viviendo del dinero de los padres tambien se desestima, una de las mas evidentes oportunidades de trabajo viene de las organizaciones no gubernamentales.

Las ONGs ofrecen multitud de puestos de trabajos vinculados a la captación de socios que financien su actividad; aunque este quiza sea otro tema en el que ahora no merezca la pena entrar, no hay que olvidar que muchas de estas ONGs sí que son gubernamentales, puestos que reciben jugosas subvenciones de dinero público. En este escenario de falta de absoluta de oportunidades para los jóvenes, y antes de salir definitivamente del país, trabajar para una organización de este tipo parece ser a priori una vía a agotar.

Lo normal en estos trabajos suele ser laborar cada día a cambio de comisiones. Por lo general, la captación en estos tiempos de crisis es una tarea harto difícil, pues el poder adquisitivo del conjunto de la nación ha decaído lo suficiente como para que se ahorre en este tipo de gastos que hace unos años eran mas frecuentes en el seno de una economía domestico.

Por tanto, las escenas urbanas de cada día nos dejan menosprecios, desdenes maleducados y hasta malas palabras de muchos transeúntes hacia los jóvenes que intentan ganarse la vida –aunque en un elevadísimo porcentaje no lo consigan- por medio de este trabajo.

Así, muchos jóvenes españoles, brillantes, con masteres y con carreras acaban en estos desapacibles y desagradecidos oficios, recibiendo el mal trato de los viandantes, el desprecio de la gente y la tajante insolidaridad de quienes a priori se dedican a llevar la solidaridad por todo el planeta.